.

.
Pin It

Widgets

|

ANA MARÍA ACEVEDO: A mis años

A mis años

Ana María Acevedo
He cultivado con amor y especial dedicación mis dos familias. Una pequeña, la del hogar, con mis íntimos. Otra, las más grande y de la que igual siento orgullo, la del entorno político de la orientación socialista que elegí.
Primero, desde el movimiento 14 de Junio, al cual ingresé el 23 de septiembre de 1963, en Salcedo, con apenas 11 años de edad. Para entonces, la presencia de las hermanas Mirabal, Patria, Minerva y María Teresa Mirabal Reyes, heroínas de la lucha antitrujillista, era tan apasionante en mi pueblo, que hasta a los niños tocaba el corazón, mas con hechos como el asesinato de Alexis Brache, el hermano de mi mejor amiguita y compañera de estudios, porque era “comunista” y militante del 1J4. Razón por la que ingresé ese 23 de septiembre a las filas del movimiento.

Crecí y me formé en ese movimiento político, mi ejemplo. Anduve junto al compañero y luchador revolucionario, Rafael –Fafa– Taveras y el equipo del 1J4, cargada de idealismo, testigo del cual es Alejandro Pichardo, médico y hoy aspirante a rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).
Después, en 1974, ingresé al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), de la mano del líder internacionalista José Francisco Peña Gómez. En los años de militancia en esa organización, los que en ella me conocen saben de mis actuaciones, aciertos y errores —que los he cometido— como la calidad de mi lealtad, como amiga y militante.
Mi amistad con el compañero y ex presidente Hipólito Mejía surge de haber trabajado juntos en el equipo de Peña Gómez. Nos ligan muchos años de lucha, historia y cariño desde la misma trinchera. Muchas veces coincidiendo en opiniones, otras divergiendo, pero siempre respetando nuestras diferencias de pensamiento.
Mi respeto y admiración por Mejía se asientan en el reconocimiento que siento a la agudeza y singular dimensión del olfato político que posee este líder.
He estado en muchas batallas ¡hasta en la clandestinidad! He conocido el poder y la derrota. He acompañado a mis compañeros disciplinadamente en todo momento. A Peña Gómez, siempre, aún hoy; a Hipólito, para las elecciones del 2000, 2004 y 2012; a Miguel —mano a mano— en la campaña para las elecciones del 2008. Los he visto ganar y perder y les he acompañado a madurar, también.
Hoy me siento adolorida, triste, con una pena grande. Me aprieta el corazón ver las rebatiñas internas que consumen las esperanzas en nuestro PRD. Y lo que más angustia me produce es saber que —en los corazones de todos, absolutamente de todos— sigue ardiendo el jacho eterno por el cual tantas luchas hemos librado.
Si hoy he decidido asumir la responsabilidad que se me ha pedido como Miembro de la Comisión de Unidad, que media en el proceso para la solución de la crisis interna del PRD, es para eso: para luchar por la unidad, para lo que estoy dispuesta a llevar a cabo todo lo que sea necesario para lograrla. No hay tarea demasiado pequeña o demasiado onerosa para mí.
He participado en casi todos los procesos de unificación del partido. Por experiencia acumulada creo que puedo ser muy útil también esta vez. Como mujer y como madre conocemos el corazón de los hombres. Sé que a veces les es difícil abrirlo, que su orgullo los puede llegar a cegar. Yo no tengo ese orgullo. Yo voy a pedir por la unidad en todos los tonos. Nadie se humilla si pide por sus principios y por su partido.
Luchar por el PRD es luchar por la democracia dominicana y ahí voy a estar.
Nota: creo que de buena tinta cuando escribió “dejaron que Hipólito lo dañara”, simplemente se equivocó. Hipólito busca la unidad a toda costa y yo humildemente quiero ayudar. (y a veces creo que tengo suerte, porque hasta el día de hoy  gracias a Dios mucha gente me quiere).
ANA MARÍA ACEVEDO
Dirigente del PRD

- Por: William Alcántara - Artículo: ANA MARÍA ACEVEDO: A mis años
Recomiendalo :

0 comentarios for "ANA MARÍA ACEVEDO: A mis años"

Comentarios

Con la tecnología de Blogger.